Llámame hoy mismo +(33)652901396 / +(34)670844177
Selecciona el idioma (Español, Français, English)
Dos hombres dándose la mano

Que el cliente y sus necesidades sean el centro de tu ciclo de ventas. No busques vender a toda costa, sino vender mejor.

Ya hemos hablado de la importancia de tener un ciclo de ventas definido para aumentar nuestro rendimiento comercial. Pero los valores sobre los que construir este ciclo son tan importantes como el proceso en sí. Y uno de los valores principales debe ser el respeto de tu cliente.

Mi ejemplo

Te habrás dado cuenta que en mi web no aparece un pop up solicitando que te des de alta en mi newsletter. Tengo puestos unos formularios a lo largo de la web donde puedes hacerlo si lo deseas, pero no aparece un mensaje que interrumpe tu navegación pidiéndote que te unas.

Respeta a tu cliente

Vivimos en una época en la que las interrupciones publicitarias o comerciales están a la orden del día. Pero esto es contraproducente. El cliente medio no solo está harto de sufrir intromisiones en su vida cotidiana para proponerle algo, sino que además ya no necesita la mayoría de informaciones que estos contactos le van a ofrecer.

Elige el buen timing

Es cierto que según algunas métricas incluir un pop up para suscribirse a una newsletter aumenta la tasa de inscritos. ¿Pero es realmente una buena acción? En muchas páginas web este pop up aparece nada más entrar en el sitio, prácticamente no has tenido tiempo de ver que proponen ni el valor añadido que te puede aportar. A veces incluso el botón para cerrar no está claramente identificado. Y en algunos casos acabas introduciendo una dirección mail para seguir adelante. Y muchas veces el mail que tienes para este tipo de temas, uno que no lees.

Calidad versus cantidad

La mayoría de empresas que se dedican a recopilar mails y datos a granel se preguntan después porque sus tasas de apertura o conversión son tan bajas. ¿Para que necesitas una base con treinta mil contactos si te leen el cinco por ciento de ellos? No siempre más es mejor.

Se diferente

Demuestra calidad, especialización y empatía. Trata a tu cliente no como una cifra o una venta, sino como personas. Conócelo, ofrécele información, consejo. Pero no seas pesado. No le interrumpas, no le bombardees con datos que ya conoce. No pienses en venderle algo desde el primer contacto. Piensa en ayudarle, en guiarle. Piensa en cómo resolver sus problemas. Piensa en cómo aumentar su beneficio. Piensa en la diferencia que le puedes aportar.

Es el camino correcto

Si tus prospectos te identifican como una empresa que se comporta de esta manera, se acercaran más a ti. Y no solo eso, sino que conseguirás ser reconocido en tu segmento, lo que te permitirá a ti acercarte a posibles prospectos en mejores condiciones cuando esto sea necesario.  Tus clientes te apreciarán. Establecerás las bases para relaciones más sanas, más duraderas. Estarás en mejores condiciones para hacer frente a la competencia. Venderás mejor, venderás más.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR